El reto del quinto contenedor

Contenedores con chip, a los que se accederá con una tarjeta para depositar la basura, la mayoría de ellos soterrados; habrá un quinto depósito, el de color marrón, destinado a los desperdicios orgánicos, los mismos que se llevarán a la planta de reciclaje del Cabildo para que lo devuelvan a la ciudad convertido en compost, y se implementarán rebajas fiscales para los vecinos que más reciclen. Ese es, a grandes rasgos, el futuro que el Ayuntamiento de Santa Cruz visualiza para el servicio de limpieza viaria y recogida de residuos urbanos, el mismo que saldrá a concurso en el mes de septiembre y en cuyos pliegos se van a sentar las bases de ese futuro. Dámaso Arteaga es el concejal de Servicios Públicos de Santa Cruz y está convencido de que la capital logrará cumplir con los objetivos de reciclaje que impone Europa y que ahora no cumple. “El reto que tienen todas las ciudades de canarias en estos momentos es conseguir cumplir los objetivos de reciclaje. Ese es la meta para los próximos años y para conseguirlo hay múltiples sistemas”, detalla el edil. En el caso de Santa Cruz, “la intención del Ayuntamiento es primero alcanzar las ratios que nos exige la normativa europea, lo que va a requerir un esfuerzo, tanto del servicio como del ciudadano”. El nuevo contrato del servicio que ahora desempeña Urbaser es la herramienta para lograrlo.

Arteaga enfatiza que “vamos a tener que cambiar hábitos todos los ciudadanos a la hora de reciclar porque estamos bastante por debajo de lo que se nos exige y las administraciones debemos prepararnos para cumplirlos, tanto el Cabildo a través de la planta de transferencia como el Ayuntamiento con los nuevos sistemas, y por supuesto los ciudadanos”.

El modelo a seguir en esos cambios es el de comunidades como las de Cataluña o País Vasco, en las que el reciclaje está mucho más asumido por administraciones y ciudadanos. Arteaga defiende que Santa Cruz es de las ciudades más avanzadas en Canarias en el tema de reciclaje, “contamos con una experiencia piloto en el tratamiento de residuos orgánicos muy novedosa en el Archipiélago. Esa experiencia nos está dando una información importante y nos está permitiendo albergar esperanzas e ilusionarnos con una propuesta seria y efectiva para los próximos años”.

Esa propuesta pasa por el tratamiento de los residuos orgánicos, con los que se va a conseguir, “un incremento potencial en reciclaje, tanto en envases, vidrios o papel/cartón”. La forma, detalla Arteaga es “vincularlo todo, a lo largo del mandato, a introducir una bonificación en materia de la tasa de residuos”. Asegura el concejal de Servicios Públicos que ya trabaja con el área de Hacienda para buscar fórmulas que permitan objetivizar este tipo de bonificación en el recibo de la basura.

Pone un ejemplo: “Pensemos en una comunidad de vecinos, que asume el compromiso de reciclar, a esos vecinos se les podría aplicar una reducción en el porcentaje de las tasas de basura”. El problema, como admite el propio Arteaga, está en cómo implementar un registro, un control de los residuos de esa comunidad. “Es un sistema bastante complejo de poner en marcha pero no es utópico, hay ciudades que lo están realizando y Santa Cruz se puede adaptar”.

USUARIOS
Es más, ya se piensa en una forma que haga posible ese control: contenedores con chip. “El futuro en Santa Cruz pasará por contenedores con chip y con vecinos que tendrán una tarjeta para tirar los residuos, de forma que para abrir el contenedor tendrán que pasar la tarjeta, tirar los residuos y volver a cerrarlo”, detalla el edil. “Es cierto que ese futuro no es a corto plazo, no va a estar el año que viene, pero sí que vamos a hacer una incorporación progresiva, en la medida de que seamos capaces de articular todo el sistema”, añade. Esa articulación pasa por la disponibilidad presupuestaria ya que, entre otras cosas, “los contenedores se encarecen y eso es una inversión importante que hay que realizar”. Para Arteaga el pliego del servicio de limpieza y basuras es el que va a permitir que, progresivamente se vayan implementando este tipo de cuestiones.

En cuanto a la experiencia piloto que se está desarrollando con la recogida de residuos orgánicos en colegios, hospitales y hoteles, “la colaboración es plena aunque lo que estamos teniendo son problemas de ajuste del camión y de los horarios”. Se refiere el concejal a que las jornadas y volumen de residuos de unos y otros son distintos. “Los hospitales y hoteles tienen una cantidad enorme de residuos y tienen que almacenarlos en contenedores durante un tiempo y eso no es fácil de resolver, se necesita espacio dentro de una comunidad o local, para acumularlos hasta que pase el camión”, explica Arteaga.

La fórmula de recogida que se está empleando es la del camión a demanda, “es el sistema puerta a puerta, el camión va a una hora determinada, ellos sacan el contenedor y lo vuelven a meter cuando se va el camión”, detalla el edil. El concejal está convencido de que, al final, “tenderemos a contenedores orgánicos fuera, en la vía pública, el marrón, el llamado quinto contenedor. Se va a implementar seguro en los próximos años, pero la recogida puerta a puerta es muy importante aunque solo se va a implantar para grandes productores, no va a ser para todos los ciudadanos. Habrá el quinto contenedor en la calle y el puerta a puerta para los grandes productores”, añade.

 

Cartilla de certificación para los centros que participan. | FRAN PALLERO

Cartilla de certificación para los centros que participan. | FRAN PALLERO

Compost
Para este cambio, recuerda el edil, es necesario que la planta del Cabildo se adapte y que haga los cambios necesarios para el reciclaje de los residuos orgánicos. “En nuestro caso estamos llevando el contenedor marrón cada semana a la planta de residuos de Arico en un camión. La cuestión es que, en un futuro, la planta nos lo desvuelva en compost que usaríamos en jardines, agricultura o lo que sea, pero para eso tiene que estar preparada”. Arteaga defiende que Santa Cruz está preparada para afrontar todos estos cambios porque ya “tenemos el servicio completo y la garantía de que todo tiene su tratamiento adecuado”. “Separamos en origen y garantizamos el tratamiento correcto de esos residuos” concluye.

SABER MÁS
Nº CONTENEDORES
Residuos sólidos: 5.393
Papel/Cartón: 815
Vidrio: 715
Eléctricos: 58
Aceite: 23

SEPARACIÓN EN ORIGEN
El ciclo de reciclaje en la capital está completo, con el que se garantiza la separación de los residuos en origen.

SOTERRADOS
Servicios Públicos apuesta por los contenedores soterrados y se compromete a cambiar los horarios y a hacer menos ruido.

MARRÓN
El quinto contenedor se está probando en una experiencia piloto con hoteles, colegios y hospitales. Cada semana se lleva
A la planta de transferencia del cabildo, ubicada en Arico, un camión con los residuos generados en los centros.

PAPELERAS
La ciudad cuenta con casi 7.000 papeleras repartidas por toda la ciudad, tanto de plástico como de metal.

Más de 200 millones de euros en 10 años para limpieza y recogida
Dámaso Arteaga detalla que el servicio de limpieza viaria y recogida de residuos es el más importante que tiene la ciudad. “Estamos hablando de cerca de 200 millones de euros en ocho años más dos de prórroga, unos 19 millones por año que requiere un trabajo importante y es bastante complejo para actualizar la contratación a la normativa actual y demás”.

 

Fuente: eldia.es